Compartir taxi

Recuerdo una tarde de primavera especialmente conflictiva en Paris. Yo llegaba en tren a la Gare Montparnasse y tenía que ir en metro hasta la Gare du Nord para coger otro tren.
Tenía tiempo de sobra de no ser porque los estudiantes parisinos decidieron liarla.
Con el metro cortado y los alrededores de la estación llenos de manifestantes, la cola de personas que, como yo, esperábamos un taxi, crecía y no avanzaba.
Al final, no perdí el tren, pero fue porque tres personas hacíamos el mismo recorrido y compartimos el taxi. En esa situación de apuro, nos organizamos para ir llenando taxis a destinos cercanos.

En Nueva York ha aparecido un servicio que permite a los usuarios que van a destinos cercanos compartir taxi. Aunque la idea aquí no es, necesariamente, llegar a tiempo a coger un tren sino que se pretende que ahorremos dinero a la vez que contribuimos a descongestionar el tráfico de las ciudades y a reducir la contaminación.

De momento sólo funciona en Nueva York y para usuarios de iphone pero creo que vale la pena presentarlo, por si algún emprendedor decide aplicarlo aquí.

La aplicación parece bastante sencilla.
Primero, introduces tu destino que se envía, junto con tu posición de GPS, al servidor del proveedor.
Estas dos posiciones, origen y destino, se cruzan con las rutas de otros usuarios que han solicitado el servicio, se determina la ruta y el programa te propone un compañero de viaje y un punto de recogida.
Si te parece bien, perfecto, pagarás aproximadamente la mitad de lo que te costaría a tí solo.
Si a) no te convence tu compañero o b) no te apetece andar ni una manzana para ir a buscar el taxi, siempre puedes pedir viajar sin compañía y pagar la tarifa completa.

Esta es la mitad de la historia, la que cuenta Weeels en su página web.
La otra mitad, tenemos que buscarla en la prensa.
¿Está funcionando el servicio? A medias.
El problema es que se necesita un cierto volumen de viajeros para que dos rutas coincidan en el tiempo. Dos años después de la creación de la empresa, sólo 3000 usuarios habían descargado la aplicación.
Es decir, que puedes pedir un taxi pero, normalmente, viajarás solo.
Otro problema es la (falta de) confianza en tu compañero de trayecto.
Recientemente, como podéis comprobar si entráis en su web, Weeels se está orientando a ofrece sus servicios a grupos cerrados como, por ejemplo, personas de una misma empresa que van al aeropuerto o estudiantes y personal docente que se desplaza de casa a un mismo centro de estudios. De esta forma, compartes viaje con pasajeros conocidos y, de paso, se contribuye a aumentar el volumen total de pasajeros. Dos pájaros de un tiro.

Lo dicho, ¿algún emprendedor para desarrollarlo en Barcelona?
Y ya que se pone, que haga la aplicación para Blackberry 🙂

Imagen CC Sara Muñoz Hermoso